REGÍSTRATE
Idiomas:
  “Desde el 2004 a favor de los niños, niñas y adolescentes sordos y sus familias”
Inicio
¿ Quiénes Somos?
Mi hijo sordo
Uso Audífonos
Quiero Saber Más
Apoya Nuestros
Proyectos
Galería
Blog
Uso Audífonos
Este espacio está construido por una persona sorda adulta con una hija joven que se ha involucrado en el tema de la sordera desde hace algunos años y a la que en el año 2014 también se le ha presentado la sordera por orden genético.

Esta información está dirigida a personas sordas parlantes, es decir, que hemos ensordecido después de adquirir una lengua oral y que gracias al apoyo de los audífonos o implantes cocleares nos comunicamos por vía oral con las personas oyentes.

También está dirigido a personas oyentes que tienen familiares o amigos que están perdiendo la audición y que tienen el interés de apoyarles para que aprendamos a vivir la sordera.
¿ Darse cuenta o aceptar la sordera ?

A veces las personas no nos damos cuenta de que estamos perdiendo la audición, empezamos a levantar el volumen del radio o el televisor, en conversaciones en grupos pedimos a las personas que repitan lo que dicen porque sólo escuchamos su voz pero no entendemos las palabras. Esta circunstancia puede darse en cualquier momento de la vida. Otras veces, nos damos cuenta de la pérdida auditiva pero lo negamos.

No queremos aceptar que estamos escuchando menos, simulamos que si entendemos lo que nos están diciendo.
¿ Por qué nos cuesta aceptar nuestra sordera ?

Cuando somos niños y nos perdemos algo de visión, se convierte en una moda llevar gafas, es una novedad y elegimos el más bello cuadro. ¿Por qué no es el mismo caso cuando estamos escuchando menos? ? ¿Es porque la gente se molesta cuando se tienen que repetir las cosas? ¿Es porque muchas veces la palabra 'sordo' se utiliza como un insulto? ¿Es porque los audífonos están diseñados para buscar invisible? ¿Es porque si no lo hacemos escuchar lo que la gente está diciendo que podrían dudar de nuestra capacidad intelectual? Como es tan fácil de ver, todos estos 'inconvenientes' y 'dificultades' para aceptar nuestra condición claramente surgir de los prejuicios sociales. Para nosotros, las personas sordas, para tener una mejor calidad de vida, tenemos que empezar a cambiar nuestra actitud y educar a nuestra sociedad.

¿Cómo empezamos?
Nosotros


No nos avergoncemos por no escuchar, expresémoslo “soy una persona sorda, por favor, repita lo que acabo de decir que no les escuché”.

No hagamos caso a Quiénes quieren vendernos audífonos que no se noten, busquemos los audífonos que sean más potentes y adecuados para nuestras pérdidas.

Enseñemos a los oyentes cómo tienen que comunicarse con nosotros.

Si vamos a asistir a una clase o taller, pidamos previamente la información por escrito para poder asociar lo que escuchamos con lo que hemos leído.

Los Oyentes


Nunca usar la palabra “sordo” como insulto.

No burlarse de las personas que no pueden escuchar.

No enojarse cuando les pidan que repitan lo que no avanzaron a oír.

¿Qué tenemos que hacer para comunicarnos
efectivamente con una persona sorda?

Hablar cuando nos esté mirando los labios, pues inconscientemente, las personas con pérdida auditiva desarrollamos la capacidad de leer los labios para entender lo que el otro está diciendo.

Tocar suavemente el hombro para asegurar el contacto visual. Es muy importante que este contacto físico sea suave, pues las personas sordas tenemos mayor sensibilidad en la piel.

No gritar sino hablar alto y vocalizando bien.

Pasar todas las indicaciones precisas por vía escrita para asegurar la comprensión.

No se le puede pedir a un niño que exprese “soy sordo, hábleme despacio”. Su familia y sus maestros deben hablar sobre las necesidades del niño de forma natural y asegurarse de que el niño está entendiendo.

De acuerdo a la naturalidad con la que sus padres acepten la sordera de su hijo y expresen y demanden sus necesidades, su hijo con el tiempo se empoderará y podrá exigir sus derechos.
La sordera en las personas adultas mayores:

Cuando la persona envejece, existe la pérdida gradual de la audición. Sí, existe la presbiacucia con la audición así como la presbicia con la vista. Esto significa que a partir de los 75 años el 50% de las personas adultas mayores pueden ser sordas. La mejor manera de enfrentarlo es apoyando a las personas adultas mayores con la adquisición de audífonos, no ignorándolas, sino creyendo de verdad que ellas siempre tendrán algo importante que decir y promoviendo su participación en las conversaciones.

La identidad de las personas sordas

No nos gusta ser reconocidos como “imperfectos” en este mundo que nos impone modelos de perfección absurdos. Por eso hacemos dúo a los proveedores de audífonos que nos dicen “tengo un audífono invisible, que no se vea, con esto nadie se dará cuenta”.

Las ayudas técnicas suben el volumen de los sonidos pero nos cuesta mucho descifrar las palabras y qué son los sonidos que estamos escuchando, eso nos pasa con la voz humana, la radio, la televisión y el resto de sonidos. Nos proponen llamarnos hipoacúsicos, un término médico que no nos deja reconocernos ni como sordos ni como oyentes.



La vida nos ha invitado a vivir la sordera, aprendamos con humildad y dignidad, pero sobretodo, abandonemos la amargura y aprendamos a reírnos también de la sordera.

¡ REGÍSTRATE!


Regístrate aquí para seguir nuestro blog donde compartiremos sobre la experiencia
de la sordera en nuestra vida y alguna información de interés.



Contactos

Ave. República E5-106 y Calle Alemania
Edificio Álvarez García 1 piso Oficina 3
Quito- Ecuador
Teléfono: (+593)(2) 2431317
E-mail : comunicaciones@vivirlasordera.com
Boletín

Recibe nuestras actualizaciones y
noticias


ENVIAR
Síguenos